LA VIÑA PERDIDA: CARMÉNÈRE

N-149-372La cepa Carménère es una de las seis uvas tintas originarias de Burdeos y tiene una hermosa historia…

Es una cepa muy antigua, antecesora de otras variedades de uva más conocidas. Crecía en la región de Médoc principalmente, y también en la zona de Graves, hasta que en este lugar las cepas fueron atacadas por el oídio. Es una uva muy difícil de cultivar, pues se ve muy afectada por el coulure, una anomalía que afecta a la brotación en climas con primaveras frías y húmedas. En 1867, la filoxera destruyó a la Carménère, de tal forma que durante años se pensó que había sido aniquilada por completo: fue el final de la Carménère en Francia.

Carmenere1-1100x618.jpg

Saltamos ahora al Nuevo mundo.

En Chile, algunos viticultores cultivaban extensas y sanas plantaciones de una uva que ellos pensaban que era Merlot; de hecho se las denominaba Merlot Selection o Merlot Peumal (dado que se cultivaban en el Valle del Peumo). En el siglo XIX, los viticultores chilenos habían importado esquejes desde Burdeos de una cepa que ya en origen se pensaba que era Merlot. Estas cepas se plantaron en los alrededores de Santiago de Chile. Gracias al clima seco y a la protección de la cordillera de los Andes y del océano Pacífico, la filoxera nunca llegó a Chile. Por supuesto, estos esquejes no era de Merlot, sino de nuestra desaparecida Carménère. Durante el siglo XX, fue cultivada la Carménère en Chile, siendo probablemente un 50% del volumen de la cosecha de supuesto Merlot; sin embargo estos vinos eran Merlot diferente a los producidos en otras regiones del mundo.

En 1994, un investigador de la facultad de Montpellier, advirtió que el supuesto Merlot era Carménère. En 1998, el departamento de agricultura chileno, reconoció oficialmente la uva Carménère.

8062carmenere.jpg

Hoy crece en el Valle de Colchagua, en el Valle del Rapel y en la provincia de Maipo.

Volvamos al viejo mundo. En Italia, en 1990, la bodega Ca’ del Bosco, compró unos esquejes de Cabernet Franc en un vivero francés. Pero una vez elaborado vino con las uvas que produjeron, comprobaron que era diferente en aromas y gustos al Cabernet Franc y que las uvas maduraban antes. Hechos los estudios pertinentes, nuevamente se trataban de esquejes de Caménère. Hoy crece en el noroeste del pais y ya forma parte de algunos vinos de esa región.

La Carménère se cultiva también en el estado de Whasington, en California, Nueva Zelanda, Australiay de forma testimonial en Francia, su lugar de origen. Definitivamente, los estudios con ADN, han demostrado que la Carménère está viva entre nosotros