ENLOQUECIDO POR EL VINO

Domiziano_da_collezione_albani,_fine_del_I_sec._dc._02Tito Flavio Domiciano fue emperador de Roma de 81 a 96 d.C. Si bien inició su imperio de forma ecuánime y honrosa para sus antepasados de la dinastía Flavia, fue mostrando a lo largo del tiempo tendencias paranoicas. Se han propuesto diversas hipótesis para explicar la causa de estas alteras alteraciones mentales:

  1. Alteraciones genéticas producidas por consanguinidad, provocada por matrimonios ente parientes cercanos.
  2. Saturnismo: enfermedad causada por la ingesta de plomo (que es tóxico) y que mostraba como síntomas locura y desarreglos mentales. No era inhabitual en Roma, debido a que las tuberías de conducción de agua estaban fabricadas con este metal.
  3. Uso de cobertura de vajillas de cobre con una fina capa de plomo, precisamente para evitar la toxicidad del cardenillo, compuesto formado por la transformación química del cobre. Los efectos eran igualmente, aleraciones paranoicas.
  4. Uso del plomo para endulzar el vino. Era usual en la alta sociedad romana de aquella época, endulzar el vino con virutas de plomo rallándolo finísimamente. Con esta alta concentración de plomo en su dieta, Domiciano era un firme candidato a padecer los efectos de intoxicación por este metal.

La enajenación mental lo condujo a una paranoia extrema, hasta favorecer un complot en el que fue asesinado. Por los enormer desmanes que cometió, se decretó la damnatio memoriae.

descarga

La historia de Domiciano está acertadamente reflejada en el libro de Santigo Posteguillo Los asesinos del emperador.